Usted está en GeofísicaTsunamis > Amenaza de Tsunami en Nicaragua
 
Buscar en el web Buscar en ineter.gob.ni
powered by

AMENAZAS POR MAREMOTOS (TSUNAMIS) EN NICARAGUA Y PREVENCIÓN DE DESASTRES


por
Wilfried Strauch

Resumen

1. El maremoto del 1º de septiembre 1992 en Nicaragua

2. Historia de los maremotos en Nicaragua y América Central

3. Causas de los tsunami en Nicaragua y las zonas bajo amenaza

4. Protección contra tsunami

5. Sistema de alerta contra tsunami en Nicaragua

Referencias

Resumen

El maremoto del 1º de septiembre de 1992 en Nicaragua fue uno de los fenómenos naturales históricamente más desastrosos en Nicaragua. Una ola de 4 a 10 m de altura destruyó la costa del Pacífico de Nicaragua dejando más de 170 muertos y destrucción general en una franja estrecha a lo largo de toda la costa. Investigaciones científicas resultaron en que este fue el más fuerte pero no el único evento de esta naturaleza que se produjo en la historia. En los últimos 500 años se conocen aproximadamente 50 maremotos que han afectados América Central, en ambos costas. Algunos tuvieron efectos desastrosos.

La causa de los tsunami en Nicaragua son grandes terremotos en la zona del contacto de las placas tectónicas Coco y Caribe que cambian el fondo del mar. Las olas generadas se amplifican enormemente cuando alcanzan la playa. Enormes terremotos en otras partes del océano, avalanchas submarinas, erupciones volcánicas, derrumbes en las costas de los grandes lagos son otros fenómenos que pueden causar maremotos en los dos costas oceánicas y en los grandes lagos de Nicaragua.

La protección contra maremotos se reduce a la alerta temprana para salvar las vidas humanas. El mejoramiento de las construcciones las playas puede reducir el efecto destructivo a las instalaciones. Para el Pacífico de Nicaragua INETER está desarrollando un sistema de alerta contra tsunami que se basa en la identificación del terremoto tsunami generador. Entre la ocurrencia de este sismo y la llegada a la costa de las olas del maremoto queda un tiempo de 30 a 60 minutos, en la costa del Pacífico de Nicaragua. Esto significa que en 10 a 15 minutos la Central Sísmica de INETER tendría que detectar el sismo, localizarlo, determinar su magnitud, tomar la decisión si puede generar un maremoto y emitir un mensaje de alerta a Defensa Civil. Con sus medios propios Defensa Civil alertaría en 5 a 10 minutos a la población en la costa del Pacífico. A ésta quedan pocos minutos para huir de las olas destructivas. Se espera que este sistema entre en función en el año 2002.

1. El maremoto del 1º de septiembre de 1992 en Nicaragua

El 01 de Septiembre de 1992, a las 8 horas de la noche: Una gigantesca ola destruye grandes partes de la costa del Océano Pacífico de Nicaragua. Dicha ola típicamente alcanza entre 4 y 7 metros de altura (figura 1), pero llega a un máximo de casi 10 metros. El fenómeno fue causado por un terremoto fuerte en el fondo del Océano Pacífico de Nicaragua. Más de 170 personas pierden su vida, en la mayoría niños. Casas, restaurantes, instalaciones portuarias se destruyen, las pérdidas materiales son enormes a lo largo de la costa, de San Juan del Sur hasta Corinto (ver Foto) . En muchos lugares el agua inunde centenares de metros tierra adentro.

 

 

 

Figura 1. Altura de las olas del maremoto de 1992,  [tomado de Satake et al. (1993)]

Estudios del campo (Satake et al. 1993, Murty et al 1992) revelaron la altura que las olas alcanzaron en las diferentes partes de la costa del Pacífico.

En promedio la altura fue de 4 metros pero en varios lugares alcanzó los 6 y 7 metros.

La mas alturas más altas ocurrieron en El Transito, donde la ola alcanzó casi 10 metros, aquí el saldo de muertos y heridos fue muy alto.

En La Boquita y Las Salinas alcanzó las 7 metros y en Marsella las 8 metros.

Es notable que las alturas de las olas varían mucho entre lugares muy cercanos, p.ej. entre Marsella y San Juan del Sur. Las causas de estos fenómenos son las condiciones locales del perfil del mar y además efectos ondulatorias de varias frentes de las olas que se pueden sobreponer o aniquilar parcialmente.

Por el impacto del maremoto la zona de la costa del Pacífico de Nicaragua sufrió grandes y múltiples efectos económicos y sociales negativos (ver Naciones Unidos, 1992).

La causa del maremoto de 1992 fue un llamado terremoto lento), que tuvo la magnitud enorme de 7.2 MS o 7.8 MW, eso significa que la energía deliberada por este sismo fue aproximadamente mil veces mayor que la del terremoto que destruyó Managua, en 1972. El terremoto de 1992 tuvo la especialidad que no causó grandes efectos sísmicos porque el proceso de ruptura de la roca desencadenó con baja velocidad (ver Ihmlé, 1996). El sismo se sintió muy leve en la costa del Pacífico y por eso la sacudida sísmica no pudo servir como elemento de alerta a la población.

Cabe señalar que las olas del maremoto de 1992 viajaron por todo el Océano Pacífico y fueron registrados (Murty et al, 1992) por ejemplo en :

Sitio, altura de ola, hora de llegada en tiempo mundial

Papeete, Polinesia Francesa, 6 cm
Islas de Pascua, Chile, 82 cm, 07:51
Rarotonga, Islas de Cook, 10 cm
Isla de Navidad, EEUU    ?
Kaweaihae, Hawaii, EEUU, 4 cm
Hilo, Hawaii, EEUU, 11 cm
La Libertad, México, 16 cm 03:29
Isla de Socorro (México), 29 cm 04:59
Islas de Galápagos(Ecuador), 112 cm 02:38
Cabo San Lucas (México), 28 cm

 

Nota:
El terremoto tsunami generador ocurrió a la 01:15 ut, tiempo mundial del día 2 de septiembre, lo que corresponde a 07:15 PM del 1º de septiembre, hora local Nicaragua. La ola llegó a la costa del Pacífico de Nicaragua a las 08:00 PM hora local (02:00 UT)

Otro detalle interesante es que el terremoto de 1992 fue, en cierta forma, pronosticado por sismólogos estadounidenses y nicaragüenses, en 1981, en base a los parámetros de la sismicidad en esta parte del Océano Pacífico (ver Harlow et al, 1992).

2. Historia de los Maremotos en Nicaragua y América Central

El peligro por tsunami fue generalmente subestimado en América Central, hasta la ocurrencia del maremoto de Nicaragua, en 1992. Fue hasta el año 1997 que en un estudio (Molina, 1997) auspiciado por CEPREDENAC llegó a la conclusión que maremotos no son fenómenos tan raros en las costas de América Central. Como se ve en la siguiente lista conocemos en la historia al menos 50 eventos de este tipo en esta región, la mayor información se tiene de los últimos doscientos años. Es obvio que maremotos ocurrieron no solamente en el Océano Pacífico sino también en el Mar Caribe, especialmente en Panamá y el Golfo de Honduras. Según esta lista, nueve veces maremotos afectaron a Nicaragua. Es curioso que, en 1844, posiblemente ocurrió un tsunami o un seiche (oscilación lenta de agua) en el Lago de Nicaragua, a causa de un gran terremoto ocurrido en la zona fronteriza de Nicaragua y Costa Rica y que, a la vez, sacudió ciudades del Pacífico y del Caribe (Rivas, San Juan del Norte).


Lista de tsunamis (maremotos) en América Central, 1539 - 1992

[Fuente : Molina, Enrique, (1997)]

Tsunamis ocurrieron en las costas del Pacífico y del Caribe. La mayoría de los tsunamis causaron solo olas pequeñas con alturas de menos de 1 m. El tsunami más destructivo fue el de Nicaragua de 1992, con alturas de olas de hasta 10 m.

   

O      :  Origen del sismo tsunami generador: P - Pacífico, C - Caribe,
Mag. : Magnitud Richter del sismo tsunami generador (si se pone cifra romana - se trata de la Máxima Intensidad en Escala Mercalli)

 #      Año      Fecha   O    Mag.      Región afectada

01 1539 11/24 C --- Golfo de Honduras
02 1579 03/16 P --- Isla Cano, Costa Rica
03 1621 05/02 P 5.8 Panamá la Vieja
04 1798 02/22 C VI  Matina, Costa Rica
05 1822 05/07 C 7.6 Matina, Costa Rica
06 1825 02/-- C 5.5 Isla Roatan, Honduras
07 1844 05/-- P 7.5 Lago de Nicaragua (?)
08 1854 08/05 P 7.2 Golfo Dulce, Costa Rica
09 1855 09/25 C 6.3 Trujillo, Honduras
10 1856 08/04 C 7.5 Omoa, Golfo de Honduras (destrucción, muertos)
11 1859 08/26 P 6.3 Amapala/Honduras, Golfo de Fonseca
12 1859 12/09 P 7.5 Bahía de Acajutla, El Salvador
13 1873 10/14 P V  Colon, Panamá
14 1882 09/07 C 7.9 San Blas, Panamá
15 1884 11/05 P --- Acandi, Colombia
16 1902 01/18 P 6.3 Ocos, Guatemala
17 1902 02/26 P 7.0 Costas de Guatemala,El Salvador
18 1902 04/19 P 7.5 Ocos, Guatemala
10 1904 01/20 P --- Costas de Panamá ?
20 1904 12/20 C 7.5 Bocas del Toro, Panamá
21 1905 01/20 P 6.8 Isla de Coco, Costa Rica
22 1906 01/31 P 8.2 Ecuador, Panamá, Costa Rica
23 1906 --/-- P --- Costa Pacífica de El Salvador
24 1913 10/02 P 6.7 Azuero, San Miguel, Panamá
25 1915 09/07 P 7.7 Costa de El Salvador
26 1916 01/31 P --- Canal de Panamá
27 1916 04/26 C 6.9 Bocas del Toro, Panamá
28 1916 05/25 P 7.5 El Salvador
29 1919 06/29 P 6.7 Corinto, Nicaragua
30 1919 12/12 P --- El Ostial, Nicaragua
31 1920 12/06 P --- Golfo de Fonseca, Nicaragua (?)
32 1926 11/05 P 7.0 Nicaragua (?)
33 1934 07/18 P 7.5 Golfo de Chiriquí, Panamá
34 1941 12/06 P 7.6 Punta Dominical, Costa Rica
35 1941 12/06 P 6.9 Golfo de Nicoya, Costa Rica
36 1950 10/05 P 7.9 Costas de Costa Rica, Nicaragua, El Salvador
37 1950 10/23 P 7.3 Costas de Guatemala, El Salvador
38 1951 08/03 P 6.0 Potosí, Golfo de Fonseca, Nicaragua (?)
39 1952 05/13 P 6.9 Puntarenas, Costa Rica
40 1956 10/24 P 7.2 San Juan del Sur, Nicaragua
41 1957 03/10 A 8.1 Acajutla, El Salvador
42 1960 05/22 C 8.5 La Unión, Golfo de Fonseca, Nicaragua (?)
43 1962 03/12 P 6.7 Armuelles, Chiriquí, Panamá
44 1968 09/25 P 6.0 Mexico, Guatemala
45 1976 02/04 C 7.5 Cortes, Golfo de Honduras
46 1976 07/11 P 7.0 Jaque, Darien, Panamá
47 1990 03/25 P 7.0 Puntarenas, Quepos, Costa Rica
48 1991 04/22 C 7.6 Costa Rica, Panamá
49 1992 09/01 P 7.2 Nicaragua (172 muertos, destrucción), Costa Rica
50 2001 01/13 P 7.6 El Salvador (pequeño tsunami, costa de El Salvador)


3. Causas de maremotos en Nicaragua y zonas bajo peligro

El maremoto de 1992 fue un ejemplo como un gran terremoto que cambia el fondo del mar puede causar un tsunami. Este es la causa más común para tsunamis.

 Figura 2. Generación del tsunami

El terremoto causó un cambio en el fondo del mar. El área en la zona epicentral pudo haberse elevado por más de 0.5-2 metros en una área de 100 km de longitud, (longitud de la falla que rompió) y 20 km de ancho. Este proceso pudo haber dilatado 2 minutos y generó un movimiento vertical de la columna de agua del océano encima del área epicentral.

En continuación se formaron olas que se propagaron hacia todas las direcciones. En la zona epicentral la amplitud de las olas fue pequeña, pocos decímetros, hacia la playa esta amplitud crece. La velocidad de las olas de en aguas profundas (la trinchera del Pacífico de Nicaragua tiene una profundidad de 4.500 m) es muy rápida pero alcanzando la costa la velocidad se reduce, mientras la altura de la ola se amplifica enormemente

 

Figura 3. Parámetros de las olas

La amplitud crece porque con bajas velocidades la energía de la ola se concentra en un área más reducida.

Finalmente, en la costa las olas se quiebran en la playa y causan inundación y destrucción

Pero sabemos que los volcanes en la costa de los grandes lagos (Momotombo y Apoyeque en el Lago de Managua; Mombacho, Concepción y Maderas en el Lago de Nicaragua) podrían causar tsunamis. Avalanchas de tierra bajándose por sus flancos y entrando en el lago pueden generar grandes olas. Se piensa que la formación de Las Isletas, cerca de Granada, fue acompañada por un tsunami en el Lago de Nicaragua, cuando la masa de rocas y tierra que se desprendió del volcán Mombacho entró en el lago. Grandes erupciones volcánicas con explosiones en o cerca del agua también pueden causar tsunami en los lagos. Un contacto o mezcla del agua con el magma debajo del volcán, tal vez provocado por un terremoto podría ser el detonador para la explosión que a la vez causaría el tsunami.

Otro sitio donde grandes explosiones volcánicas pueden causar tsunami es el Golfo de Fonseca. El Volcán Cosigüina en Nicaragua, el Conchagua en El Salvador y los volcanes que forman las islas en el Golfo de Fonseca son testigos para este peligro latente.

En resumen - los siguientes fenómenos geológicos pueden causar maremotos.

- Terremotos que cambian el fondo del cuerpo de agua (mar, lago).
- Avalanchas submarinas.
- Deslizamientos o colapsos de montañas, especialmente volcanes, ubicados en el mar o cerca de la
costa, si grandes masas de roca y tierra movilizadas entran en el cuerpo de agua.
- Grandes explosiones volcánicas en el mar o en la costa.

Todos estos fenómenos realmente pueden ocurrir en los mares o grandes lagos de Nicaragua.

En lo siguiente sistematizamos las posibles causas de los maremotos en Nicaragua en orden de probabilidad de afectación en Nicaragua:

1) Grandes terremotos en cualquier parte del Océano Pacífico
Las olas viajarían muchas horas hasta llegar a Nicaragua, una alerta temprana es fácilmente posible. Tsunami destructivos son poco probables.


2) Grandes Terremotos en el Océano Pacífico de otros países de Centroamérica
Las olas necesitan entre una y varias horas hasta llegar a Nicaragua. La alerta temprana es posible, requiere de buena comunicación con los países vecinos. La peninsula de Nicoya, Costa Rica, es un lugar donde se espera un gran terremoto que podría causar tsunami con probable afectación de la costa del Pacífico de Nicaragua.

3) Grandes terremotos en el Océano Pacífico de Nicaragua
Como en el caso del tsunami de 1992, las olas llegarían dentro de 30 a 60 minutos a la costa del Pacífico. Alerta temprana es posible pero requiere de un sistema técnico y de organización y comunicación muy bueno.
Estos maremotos afectarían toda la costa del Pacífico de Nicaragua, posiblemente partes de otros países de América Central

4) Avalanchas de sedimentos en el los pendientes muy inclinadas de la fosa en el Océano Pacífico. Las avalanchas pueden ser disparados por sismos relativamente pequeños.

Estas avalanchas pueden amplificar el efecto tsunami generador de un terremoto; posiblemente el maremoto de 1992 fue causado por una combinación del efecto sísmico y de una avalancha. Si las avalanchas se deslizan por un sismo pequeño una alerta temprana puede ser muy difícil porque el peligro de tsunami no se reconocería con medios sísmicos.

5) Deslizamientos o colapsos de gran escala en los volcanes de Nicaragua, si las masas de rocas y tierra entran en el océano o en los grandes Lagos.

Fuente:                                             Afectaría las zonas de :

Volcanes-Golfo de Fonseca              Costa del Golfo, Potosí
V. Momotombo, V. Apoyeque           Puerto Momotombo, San Franciso Libre, Managua
V. Mombacho, V. Concepción           Granada, Isletas(*),Ometepe, Solentiname, San Carlos
V. Maderas

6) Explosiones volcánicas de gran escala, Nubes ardientes, masas de ceniza volcánica de erupciones extremas, que se lanzan hacia las masas de agua.

Fuente:                                              Afectaría:

Volcanes del Golfo de Fonseca           Costa del Golfo, Potosí
V. Momotombo, Apoyeque                 Puerto Momotombo, San Francisco Libre, Managua
V. Mombacho, V. Concepción             Granada, Isletas, Ometepe, Solentiname, San Carlos
Nuevos volcanes en el Lago?              En dependencia del lugar de la ocurrencia.

No se ha estudiado todavía en detalle el mecanismo de este tipo de evento en Nicaragua, olas de que tamaño provocarían y el tiempo en que las olas llegarían a las zonas bajo riesgo. La alerta temprana puede ser una tarea muy difícil para este tipo de eventos.

7) Terremotos en tierra que afectan un cuerpo de agua, de manera asimétrica.

Fuente:                                              Afectaría las zonas de:

Golfo de Fonseca                               Costa del Golfo, Potosí (1952)
Falla Cofradía                                     Managua, San Francisco Libre
Falla Sur/Lago de Nicaragua              San Carlos, Solentiname, Ometepe, Las Isletas,

El tsunami o seiche de 1844 en el Lago de Nicaragua posiblemente fue de este tipo.

8) Grandes explosiones volcánicas en el Mar Caribe.

Fuentes :                                          Afectaría las zonas de:

Islas volcánicas en el Caribe            Costa Atlántica, Corn Island, Cayos Misquitos

Una alerta temprana es posible porque las olas viajarían muchas horas antes de llegar a las islas o costas de Nicaragua. Requiere de buena comunicación con los países del Caribe.

9) Grandes terremotos y avalanchas submarinas en el Mar Caribe

El mayor peligro resultará de un terremoto extremo en el zonas como Graben de Cayman, o en la misma Costa Atlántica de Nicaragua, o en el sistema de Fallas denominadas de Hess que pasan al Norte de de San Juan del Norte y al Este de Corn Island. Fuertes sismos con magnitudes de 5.7 ocurrieron en agosto 2000 a solo 30 km al Este de Corn Island. Si ocurre un terremoto mayor en esto zona no se descarta la posibilidad de tsunami.

Figura 4. Zonas de amenaza por tsunami en el Pacífio de Nicaragua


4. Protección contra tsunami

Observaciones de los daños por el maremoto de 1992 indicaron que el grado de la afectación dependió de dos factores: Los parámetros de la ola (altura máxima, violencia del impacto) y el estado físico de las construcciones.

1. La manera como la ola del maremoto entró en la zona afectada: En algunas partes la ola entró con mucha violencia, con gran altura y golpeó o lanzó objetos pesados como arboles, tucos de madera, piedras contra las construcciones. En esta áreas la destrucción fue muy fuerte y afectó también construcciones fuertes, de ladrillo o cemento. Las personas difícilmente pudieron escapar porque la ola las alcanzó, las botó y las lanzó contra el suelo o paredes. Muchas personas murieron por el golpe directo o se ahogaron por la inundación. En otras partes la ola entró lentamente. El agua subió sin gran violencia dentro de algunos minutos. Las construcciones no fueron muy afectadas. Las personas pudieron escapar corriendo a lugares altos.

2. El estado físico de las construcciones: La influencia del estado físico de las construcciones se pudo comparar en Masachapa y el hotel Montelimar, ambos sitios separados por aproximadamente 2 km. En Masachapa la destrucción en las construcciones de la playa fue casi total. Típico para estas construcciones fue su debilidad estructural, muchos fueron solamente chozas de madera, techos de hojas de palmera. Aquellas instalaciones del hotel Montelimar que se ubicaron inmediatamente en la playa fueron buenas construcciones de cemento forzado y casi no hubo destrucción estructural aunque muebles, y otros objetos fueron movidos caóticamente.

En sitios donde existe la posibilidad de alcanzar lugares altos en un radio de e baja intensidad una buena construcción con cemento reforzado, evitando muros que obstaculizan el paso de las olas podría ser una solución

Hay que considerar que, mientras el maremoto de 1992 fue un fenómeno fuerte, sin embargo, no alcanzó la máxima amenaza que existe para la costa del Pacífico de Nicaragua. Olas de más de 30 metros de altura son posibles, aún con muy baja probabilidad.

Una protección física contra los efectos de un maremoto fuerte con amplitudes de varios metros es casi imposible. Muros de contención que fueron construidos en algunos sitios en el Japón pero son muy caras y protegen solo hasta una cierta altura de la ola.

Otra manera de protección es el uso de columnas fuertes que elevan el edificio a una cierta altura y permiten que las olas pasen debajo de las partes vitales de la construcción. Los pisos bajos de un edificio se podrían construir de una manera que permite el paso fácil de las olas. Los pisos altos ofrecerían salvación contra la inundación. En los pisos bajos, y entre las columnas se mantienen solamente instalaciones que se pueden sacrificar en caso de un maremoto. En caso de un hotel podrían ser restaurantes o parqueo de vehículos. El paso de las olas no se debe obstruir por paredes pesadas. Las instalaciones importantes como oficinas y habitaciones de los huéspedes quedan en los pisos altos, a salvo. Si las personas que se mantienen en el edificio recibe una alerta temprana pueden subir a los pisos altos y salvarse del golpe por las olas o de la inundación. Esta solución podría ser aplicable en Nicaragua para hoteles u otras instalaciones que se quieren instalar directamente en la playa.

En pueblos muy cercanos a la playa que no tienen lugares altos en su cercanía inmediata (varios cien metros), se podría pensar en erigir edificios o sencillos torres de metal con una plataforma que ofrece espacio para todos los pobladores o al menos para los más vulnerables como los niños, ancianos y mujeres. La iglesia del pueblo se podría construir resistente contra maremotos, con una torre alta que ofrece este espacio de protección.

Sin embargo, la mejor manera de protección es trasladar toda la población o los grupos más vulnerables a una zona más alta, minimizando así el riesgo. Esta solución fue aplicada, por ejemplo, en el pueblo de El Transito que fue muy afectado por el maremoto de 1992. Nuevas casas fueron construidas en una zona alta, mientras los centros de trabajo, sitios de turismo, empresas de pesca, y otros se quedaron en la playa manteniendo así los medios de subsistencia.

Si en un pueblo la población fácilmente y rápido ,digamos dentro de 5 minutos, puede alcanzar una zona suficientemente alta, el método de protección más viable es una sistema de alerta contra tsunami combinado con una buena información y educación a la población. La población tiene que conocer el peligro (la población de la costa del Pacífico no la conoció, antes de 1992), tiene que conocer las señales de alerta y debe existir un sistema de alerta bien organizado.

Mantener el recuerdo del maremoto de 1992 es una tarea muy importante para garantizar el interés de la población en las medidas de protección. La construcción de monumentos como los que INETER erigió en cooperación con las autoridades locales en Masachapa y El Transito puede ayudar en esto.

Figura 5. Monumento del maremoto de 1992, en El Transito

5. Sistema de alerta contra tsunami

El 1ro de septiembre de 1992 las poblaciones en la costa del Pacífico no recibieron ningún preaviso sobre la amenaza aunque el terremoto causante del maremoto había ocurrido 45 minutos antes de la llegada de la ola a la costa. Por una circunstancia geológica especial, el terremoto, generador de la ola, casi no fue percibido por las personas, ni en las playas ni en el resto del Pacífico de Nicaragua. Todavía no existía la red sísmica en Nicaragua; no obstante, las únicas dos estaciones sísmicas existentes detectaron el terremoto. Pero, nadie estuvo presente en INETER para dar se cuenta de lo ocurrido, para procesar la información e informar a la población en la costa del Pacífico sobre el peligro. La vieja estación mareográfica en Corinto sobrevivió el impacto de lo ola y la registró. El aparato no tuvo ningún dispositivo para dar alguna señal de alarma o enviar información a INETER Managua.

Eso significa que no existía ningún sistema de alerta. Además, la población en la costa del Pacífico no sabía del peligro, no pudo tomar medidas de precaución; no se habían hechos estudios sobre la ocurrencia de maremotos en Nicaragua.

Inmediatamente después del maremoto hubiera sido poco realista pensar en la instalación de un sistema de alerta contra tsunami en Nicaragua. Faltaron todas las condiciones para tal sistema: No existía una buena red sísmica, no hubo sistema de comunicación, el nivel de preparación y organización del Departamento de Sismología en INETER no fue suficiente, el procesamiento de datos fue lento, la comunicación con Defensa Civil fue poco desarrollado, la comunicación con los países vecinos y con el Centro de Alerta contra Tsunami en el Pacífico no existía

Pero, en los últimos años INETER ha mejorado esta situación drásticamente:

  • En el año 2001, INETER cuenta con la mejor red sísmica en América Central (36 estaciones telemétricas, 18 estaciones acelerográficas, 1 estación de banda ancha y una Central Sísmica altamente computarizada y automatizada)
  • Esta red sísmica detecta sismos no solamente en Nicaragua sino en toda América Central
  • Sismología de INETER es una unidad bien organizada y preparada
  • De rutina, el tiempo de repuesta en caso de un sismo es menor de 15 minutos
  • INETER tiene un excelente sistema de comunicación que incluye INTERNET, telefonía, Fax, sistemas de radio
  • La comunicación con los países vecinos es bien desarrollado, incluye acceso directo a las centrales sísmicas de estos países, vía INTERNET
  • Nicaragua, por medio de INETER, se integró en el sistema Internacional de Alerta contra Tsunami en el Océano Pacífico, y es el único país centroamericano que activamente trabaja en este sistema.

Considerando este nivel alcanzado, CEPREDENAC encargó INETER desarrollar un sistema regional de la alerta temprana contra tsunami. Analizando esta tarea INETER concluyó que la manera más viable para resolverla sería la creación de un fuerte sistema nacional de alerta en Nicaragua que a la vez podría emitir mensajes de alerta a los demás países de la región.

Así, INETER decidió ejecutar, en los años 2000-2002, un proyecto para desarrollar un sistema de alerta contra tsunami que utiliza todas las componentes ya existentes, arriba descritas, los integra con nuevos elementos y el sistema de radiocomunicación de la Defensa Civil de Nicaragua. Al inicio este sistema se concentra a la amenaza por tsunami en la costa del Pacífico de Nicaragua.

El sistema se basará en la informaciones de la red sísmica, de la red acelerográfica y de la estación sísmica de banda ancha y el proceso de alerta funcionará con los siguientes pasos:

1. La red sísmica detecta un terremoto fuerte.

2. El evento se localiza en bajas profundidades en el Océno Pacífico de Nicaragua o de América Central

3. Por medio de la red acelerográfica se determina una magnitud encima de 7 Richter.

4. Se emite un primer mensaje de alerta a Dfensa Civil de Nicaragua (y a las comisiones de emergencia de los demás países de la región)

5. La estación sísmica de banda ancha, con un software especial (TREMORS) automáticamente localiza el mismo sismo, calcula la magnitud en base de ondas sísmicas de período largo, y emite su propio mensaje de alerta. (Si falla la red sísmica, todavía podría entrar el mensaje de la estación de banda ancha).

6. Este mensaje sirve como segunda opinión, ayuda a verificar la probabilidad para la ocurrencia de tsunami y se transmite también automáticamente a Defensa Civil y Comisiones de Emergencia.

7. Defensa Civil y Comisiones de Emergencia utilizan sus propios sistemas de comunicación con las poblaciones en la costa del Pacífico para alertar a la población. Defensa Civil de Nicaragua maneja un sistema de comunicación vía radio con las poblaciones en la costa del Pacífico. Dentro de pocos minutos es posible informar a los alcaldes o otras personas en el pueblo sobre el peligro. Con métodos locales informan ellos toda la población. Defensa Civil de Nicaragua también está preparando un proyecto para emitir señales de alerta con un sistema de sirenas instaladas en sitios importantes en la costa.

Después de haber detectado el terremoto en el mar la Central Sísmica de INETER se conecta vía línea telefónica con estaciones mareográficas automáticas en Corinto, Puerto Sandino y San Juan del Sur y comienza a vigilar el nivel del mar. Esta medida no ayuda a predecir el maremoto pero sirve para verificar si un maremoto afectó la costa, o no.

Si el terremoto ocurrió en distancias regionales se aplica un programa de computación especial para estimar en base de los parámetros del terremoto los probables tiempos de llegada y alturas de las olas para un número de sitios en la costa del Pacífico de América Central y se reportan a Defensa Civil y al público en general. Se trata también comunicarse con las Centrales Sísmicas, Comisiones de Emergencia o empresas portuarias de los países vecinos para obtener reportes sobre la afectación real por tsunami. Estas informaciones ayudarían para la determinación de la amenaza real para la costa del Pacífico de Nicaragua y para .

Los pasos 1 al 4 tienen que realizarse dentro de 10 minutos y la información para dar chance a Defensa Civil de informar a la población, a tiempo. Si se asume que Defensa Civil necesita 10 minutos para informar a todos los pueblos de la costa del Pacífico de Nicaragua con que tiene comunicación vía radio, quedan entre 25 y 40 minutos hasta la llegada de las olas del maremoto.

En este lapso, las autoridades locales tienen que propagar el mensaje de alerta a su población bajo riesgo. La población tiene que huir a lugares seguros, sin preocuparse por sus pertenencias - solamente salvando sus vidas.

Las experiencias en otros países señalan que los sistemas de alerta contra tsunami no trabajan sin emitir alarmas falsas. Esto se debe que se tiene que tomar la decisión sobre la posible ocurrencia de un tsunami en un tiempo muy corto. Terremotos con magnitudes encima de 7 Richter, que podrían generar un tsunami, ocurren con una frecuencia de aproximadamente 1-2 eventos en 10 años, en Centroamérica. Adicionalmente se reciben en este período 2-5 mensajes del Centro de Alerta contra Tsunami en el Pacífico, que INETER tendría evaluar para decidir si la costa de Nicaragua y de América Central puede ser afectada, o no. Se puede asumir que el sistema de alerta cada dos años se vería confrontado con la decisión sobre la emisión de un mensaje de alerta. Por seguridad se tendría que perseguir un esquema conservativo y preferir emitir un mensaje y el tsunami no ocurre - en vez de no emitir el mensaje y el maremoto afecta a la población. Esta situación se debe explicar a la población que entenderá que es mejor moverse una vez en cinco años a un sitio seguro y esperar 2 horas que pase el peligro (aunque tal vez no ocurra nada) en vez de sufrir de nuevo lo del maremoto de 1992.

Cabe señalar que el sistema de alerta contra tsunami en realidad servirá no solamente para el caso muy infrecuente de un maremoto sino que los sistemas técnicos, de comunicación y organización son de uso múltiple y servirán también para otros fenómenos como terremotos en tierra firme, erupciones volcánicas, enjambres sísmicas. Si la Central Sísmica puede trabajar tan rápido para poder emitir una alerta contra tsunami - servirá también para informar a las autoridades y la población en Nicaragua y América Central sobre el epicentro, la magnitud y la posible efecto en caso de fuertes terremotos en tierra firme. Esto ayudará para organizar más rápido y más eficaz la ayuda a la población afectada.


Referencias

Arce, M.F., 1998. Proposal to establish a tsunami warning system in Central America, Technical Report No.II 1-10, Project: Reduction of Natural Disasters in Central America, Eqrthquake Preparedness and Hazard Mitigation, Phase II, Univ. of Bergen, Inst. Solid Earth Physics, Norway, December, 1998

Harlow, D.H., White, R.A., Cifuentes, I.L., Aburto, A., 1992. Forecast of earthquake in western Nicaragua, Science, 258, no.5083, p. 725 (1992)

Ihmlé, P.F., Frequency-dependent relocation of the 1992 Nicaragua slow earthquake: an empirical Green´s function approach, 1996. Geophys. J. Int. (1996) 127, 75-85

Murty T.S., Babtista, A.M., Priest, G.R., 1992. Post-Tsunami Survey (Nov.2-7) of Run-up and Inundation in the Coast of Nicaragua. Intergovernmental Oceanographic Commission, UNESCO

Molina, E., 1997. Tsunami Catalogue for Central America 1539-1996, Technical Report No.II 1-04, Project: Reduction of Natural Disasters in Central America, Eqrthquake Preparedness and Hazard Mitigation, Phase II, Univ. of Bergen, Inst. Solid Earth Physics, July, 1997

NacionesUnidas, 1992. El Maremoto de 1992 en Nicaragua y sus efectos sobre el desarrollo, Naciones Unidas, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, 19 de septiembre de 1992

Satake, K., Bourgeois, J., Abe, Kuniaki, Abe Katsuyuki, Tsuji, Y., Imamura F., Iio, Y., Karao, H., Noguera, E., Estrada, F., 1993. Tsunami Field Survey of the 1992 Nicaragua Earthquake, Earth in Space, May 1993
                                                                                                                                                                                                                                            ir arriba


Web Mail Geofísica | Descripción (ESP) | Descripción (ENG) | Contácte con nosotros
© INETER 2005 - Dirección General de Geofísica. Frente a Policlínica Oriental. Managua, Nicaragua.
 Tel. +505-2492761 Fax +505-2491082