Usted está en Geofísica > Fenómenos Sismos
 
Buscar en el web Buscar en ineter.gob.ni
powered by

RED SÍSMICA DE NICARAGUA - ACELEROGRÁFICA


Instalación de la Red Sísmica Acelerográfica en Nicaragua
y su integración en la Red Sísmica Nacional

por
Emilio Talaveras
Geofísica, INETER, Managua

Entre octubre y diciembre de 1999 se instalaron 17 estaciones acelerográficas digitales en las principales ciudades de Nicaragua: Managua (5 estaciones), Masaya, Granada, Jinotega, Matagalpa, Juigalpa, Boaco, Somoto, Ocotal, Estelí, Rivas, Chinandega y León. Este trabajo fue la culminación de un proyecto de inversión financiado por el gobierno de Nicaragua que se realizó entre 1996 y 1998. El objetivo de dicho proyecto fue instalar una red de aclerógrafos en Managua y las principales ciudades del Pacífico de Nicaragua para acumular información sobre el efecto de sismos fuertes a estos centros poblacionales y obtener una base de datos para la prevención de desastres por terremotos. Originalmente se pensaba solo en restaurar la antígua red acelerográfica que había existido en los años 1965 a 1982 en Nicaragua, pero la adquisición de equipos modernos con registro digital permitió extender el concepto de la nueva red.

En 1996, 1997 y 1998 se compraron cada año seis acelerógrafos digitales del tipo Etna, de la fábrica KINEMETRICS (EEUU). Estos aparatos registran la señal de 3 sensores sísmicos, tipo acelerómetro, orientados en las direcciones (componentes) Vertical, Norte-Sur y Este-Oeste, respectivamente. La señal de los sensores es digitalizado con un convertidor analógico-digital de 18 bit. La máxima aceleración, que el equipo puede registrar, es de 2 g, es decir, dos veces la gravedad de la tierra. Aceleraciones tan altas solo pueden ser generadas muy cercano a la ruptura de la falla, en el caso de terremotos muy fuertes. No obstante, por el alto rango dinámico de 18 bits, estos aparatos también pueden registrar las señales de sismos relativamente pequeños en distancias locales o regionales. Esto es una gran diferencia a los acelerógrafos analógicos que se usaron antes en Nicaragua y que solo pudieron detectar y registrar sismos fuertes. El registro digital se efectúa en tarjetas de memoria de 8 Mbyte que es suficiente para almacenar los datos de algunas decenas de sismos. Los equipos tienen antenas para recibir señales de tiempo de los satélites del sistema global GPS. Además tiene cada aparato un modem que permite conectarlo a una línea telefónica. De esta forma es posible bajar la información o cambiar parámetros de control del programa de adquisición de datos, de un lugar remoto.

Después de adquirir los primeros equipos no se comenzó inmediatamente con su instalación permanente, sino se hicieron pruebas; primero en el laboratorio y después en el campo. Algunas de estas pruebas en el campo fueron dictadas por la necesidad temporal de medir la sismicidad local en una cierta área epicentral. No hubo otro equipo móvil para hacer eso. Así se demostró, por ejemplo, durante el enjambre sísmico en Dipilto, 1997, la capacidad de los Etna de detectar sismos relativamente pequeños de magnitud 3 en distancias de algunos 20 km.

En 1997 se decidió instalar en Managua, temporalmente, todos los 12 Etna ya adquiridos en este entonces, para recolectar datos para el proyecto de la Microzonificación Sísmica de Managua. Esta campaña de medición terminó en agosto de 1998.

Después, de vez en cuando, se usaron algunos de los equipos para mediciones de enjambres sísmicos, pero, con el tiempo aumentó el peligro de afectar negativamente al estado físico de los equipos por las condiciones poco favorables en el campo.



Finalmente, en septiembre de 1999, se decidió instalar los aparatos, siguiendo su objetivo original, en las principales ciudades de Nicaragua. Y no fue sino hasta diciembre del mismo año que se instalaron 17 aparatos en dependencias de INETER (estaciones meteorológicas, oficinas del Catastro) o en las oficinas de las alcaldías de las ciudades. Un aparato se instaló en la Central Sísmica de INETER.

Cabe señalar que los datos de las estaciones acelerográficas se integrarán de una manera muy facil en la base de datos de la red sísmica. El sistema de software SEISAN que se usa para el procesamiento de los sismos tiene una rutina para convertir el registro digital del Etna en el formato usado por SEISAN. Al final de cada mes se visitarán todas las estaciones de la red y se copiarán los registros digitales a una microcomputadora móvil. Después de regresar a la Central Sísmica se pasarán los datos a la computadora que almacena la base de datos, se aplicará el programa de copnversión de datos y se integrarán los registros acelerográficos en la base de datos de la red sísmica. Cabe señalar que no existe diferencia principal entre el registro de un acelerógrafo y un sismógrafo convencional, ambos registros se pueden convertir con guno en el otro usando un programa de computación, lo que es especialmente facil y de gran exactitud si se usan los registros digitales de alto rango dinámico del Etna. Al inicio del mes siguiente se re-propcesarán todos los registros sísmicos incluyendo los datos acelerográficas y se preparará el boletín sismológico mensual, con más exactitud para los sismos de mayor magnitud, porque se tendrá mucho más información y de mejor calidad.

Las estaciones instaladas ya comenzaron a recolectar datos importantes para la investigación científica de los efectos de los terremotos en las ciudades principales de Nicaragua.

Pensando en el futuro, la instalación de las estaciones acelerográficas todavía no se considera completa porque se tiene el plan de conectar los equipos con la red telefónica o con el INTERNET. De esta forma sería posible aprovechar de todas las posibilidades de los equipos e integrar las estaciones acelerográficas completamente en la red sísmica telemétrica de INETER, para mejorar el sistema de alerta temprana de INETER. El acceso sería automático, controlado por una computadora en la Central Sísmica. Después de haber realizado esta posibilidad sería posible analizar el efecto de un sismo fuerte en las ciudades importantes de Nicaragua y prepar el equivalente de un mapa macrosísmico - pocos minutos después de haber ocurrido el evento.

El alto rango de dinámica de los acelerógrafos digitales tendrá otra ventaja importante para la red sísmica telemétrica: en caso de sismos fuertes sería posible analizar las ondas S y ondas superficiales en muchos sitios y mejorar la exactitud y confiabilidad de la localización y de la magnitud del evento. Esto no se puede hacer con la red sísmica telemétrica actual porque las estaciones convencionales se saturan por las señales de los temblores fuertes y no es posible analizar estos tipos de ondas. La determinación automática de los parámetros hipocentrales de los sismos, que ahora todavía no es de muy buena exactitud, podría volverse muy confiable usando las estaciones acelerográficas.
 

Web Mail Geofísica | Descripción (ESP) | Descripción (ENG) | Contácte con nosotros
© INETER - Dirección General de Geofísica. Frente a Policlínica Oriental. Managua, Nicaragua.
 Tel. +505-22492761 Fax +505-22491082