>> Ir al índice del boletín

 

2. Sismicidad en los volcanes activos de Nicaragua

 


2.1. Erupción del Volcán San Cristóbal

 

Virginia Tenorio

 

Al comienzo de Mayo el volcán San Cristóbal salió de la calma sísmica en que había estado en los últimos cinco años.  Empezaron a registrarse microsismos en la estación sísmica localizada en el flanco oeste del mismo. El día 15 de Mayo se registraron 600 microsismos en 24 horas. Todos los sismos eran de carácter volcánico

 

El día 12 de Mayo se registraron siete (7) sismos (volcano-tectónicos cuyos epicentros se localizaron al este del grupo volcánico Chonco-San Critóbal-Casita (Figura 4).

 

En la noche del 19 al 20 de Mayo el San Cristóbal entró en fase eruptiva, emitiendo ceniza que cayó en la ciudad de Chinandega; también hubo emisión de gases.  (Fotografía 1) Sucedían explosiones a intervalos de 2 a 5 minutos. La cantidad de ceniza era todavía muy baja. El 22 de Mayo las explosiones bajaron su ritmo ocurriendo a intervalos de 10 a 20 minutos con períodos de calma de hasta dos (2) horas.  Este día a las 12:42 PM ocurrió una explosión que elevó una columna de ceniza de 800m de altura, sobre el cráter.  Esta ha sido la mayor altura de columna en esta fase de actividad de este coloso.

 

El 30 de Mayo se registró un promedio de 190 explosiones, las columnas de gases y cenizas se elevaban hasta 300 m observado del puesto de observación en el volcán Casita, ubicado en 4 km de distancia dirección  sureste del volcán San Cristóbal. Desde est punto se facilita la observación visual y se mantiene  comunicación vía radio y teléfono para la información  inmediata con Geofísica de INETER. 

 

En figura 6 se aprecia la amplitud sísmica (RSAM) registrada en la estación CRIN ubicada en las faldas del San Cristábal. Esta curva da

 

La sismicidad era alta, en relación a los días anteriores, la liberación de energía sísmica del mes de Mayo es contrastante con la del mes de Abril, como puede apreciarse en figura 6.  De igual forma, la liberación de energía sísmica del volcán San Cristóbal es mucho que la de otros volcanes bajo observación, (Figura 7).