>> Ir al índice del boletín

 

3. Observaciones de Fenómenos Geológicos

 

3.1. Evaluación preliminar de peligro por inestabilidad de ladera del Cerro Los Martínez, Residencial Valle Dorado, Managua - Resumen

 

Sammy González & Graziella Dévoli

 

Introducción

Como consecuencia de los sismos ocurridos a inicios de año, y que ocasionaron grandes perdidas económicas y humanas al pueblo de El Salvador, los habitantes de residencial Valle Dorado de Managua se manifestaron preocupados en los diferentes medios de comunicación por la ocurrencia de un fenómeno de similares magnitudes en sus vecindades y que podrán ocasionar daños catastróficos. A través de una carta enviada al Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (SNPMAD) solicitaron  la realización de un estudio geológico que les diera a conocer el grado de peligro por inestabilidad de ladera a que estaban sometidos. Por tal razón la Unidad de Deslizamientos del INETER inició los trabajos con el fin de conocer la problemática que manifestaron los pobladores.

 

A continuación se presentan en forma de resumen algunos de los detalles obtenidos del estudio en mención, de acuerdo a los trabajos de campo y gabinete, realizados en estos sectores. Los comentarios aquí emitidos están basados en un análisis somero, de acuerdo a la experiencia de los autores en estudios similares y no en cuanto a la realización de un estudio geotécnico completo que evalúe las propiedades de los suelos.

 

Antecedentes

Las lotificaciones de las Residenciales de Las Brisas y Valle Dorado se realizaron en la década de los años 70, iniciando con Las Brisas y posteriormente con Valle Dorado. De manera general se puede mencionar que una gran parte de las construcciones se edificaron al pie de la loma conocida como Los Martínez. La figura 1 es una foto aérea del año 1968 –1970 (para este tiempo no se había lotificado). La línea amarilla representa el área aproximada de deposición de los sedimentos provenientes de las partes mas altas del cerro.  La foto ha sido georeferenciada partiendo de la hoja topográfica a escala 1:10 000 (copia azul) con proyección Transversal de Mercator y datum horizontal NAD-1927.

 

 

Figura 1: Escala 1:9500

 

 

 

 

Estabilidad de talud

La relación existente entre la base y la altura es de aproximadamente 2 a 1, situación que favorece en alguna manera a darle estabilidad al cerro, sin ser este un factor determinante para tal situación. Además, los materiales formadores del cerro son de poca cohesión lo que facilita la filtración de las aguas de escorrentía sin retención excesiva de liquido. Los tipos litológicos observados en el cerro son lapilli, arena y cenizas fundamentalmente. De manera sencilla podemos decir que de acuerdo a lo investigado preliminarmente se pudo observar que al momento de la lotificación el espacio entre los residenciales objeto de estudio y el cerro Los Martínez no contó con un margen de seguridad adecuado, es decir, no se previó el peligro actual, lo ideal por razones de seguridad, ambientales e hidrogeológicas hubiese sido recomendable no lotificar los sectores de la curva de las Brisas y el sector “A” de Valle Dorado. Además, no se creó un sistema de drenaje adecuado que permitiera la libre escorrentía de las aguas superficiales y por ende la deposición de los materiales transportados por estas (ver foto 1).

 

 

Foto 1. Valle Dorado.

Fuente:  S. González. Área de Deslizamiento. Abril, 2001

 

 

Drenaje

El drenaje de la zona de estudio es del tipo lineal, característico de zonas con alta permeabilidad. Es posible observar que existen depresiones naturales del terreno por donde escurren las aguas superficiales. Dada la poca cohesión de los materiales el nivel de arrastre de sedimentos o erosión es alto, sumado a esto tenemos que la vegetación es escasa dada la constante deforestación existente. Al momento de lotificar en la zona se obstruyó el drenaje natural del agua proveniente de las partes más altas y se invadió el área de deposición natural de sedimentos, alterando las condiciones hidrológicas e hidrogeológicas mediante la impermeabilización del terreno, por tal razón los muros de las viviendas del sector “A” de Valle Dorado sirven como elemento disipador de las aguas superficiales. Los flujos de detritos y/o lodo están asociados a las zonas de drenaje los cuales sirven de canal para la salida de los sedimentos (ver foto 2).

 

 

 Foto 2.  Valle Dorado.

 Fuente: S. González. Área de Deslizamiento. Abril, 2001

 

 

Caída de Bloques

Mediante los diferentes trabajos de campo y gabinete se pudo constatar que en el cerro Los Martínez existen bloques dispersos de composición basalto – andesita distribuidos en las partes medias y altas de la loma. Algunos de estos bloques suelen alcanzar un diámetro de hasta 1m. El peligro por estos es moderado ya que no se encuentra un volumen alto de estos bloques concentrado. El movimiento de estos bloques se debe fundamentalmente a factores tales como la fuerza de gravedad, movimientos sísmicos y agua, los cuales favorecen el fenómeno de autotraslación en dirección a la pendiente. Este fenómeno es mayor durante la época lluviosa dado que se pierde la fricción existente entre el suelo y los bloques.


Deslizamientos

Mediante el reconocimiento de campo se pudo constatar la presencia morfológica en la ladera Este de “cascaras de naranja” y “caminos de vaca”, los cuales son evidencias claras de deslizamientos superficiales que se están produciendo en las faldas de la loma, en algunos extremos con mayor intensidad, ello se debe entre otros factores a mayor presencia de agua drenando hacia esta zona. Mediante el reconocimiento de campo no se evidenció grietas perpendiculares a la pendiente que manifestaran el desplazamiento de un volumen mayor en movimiento. Además, se pudo constatar en el extremo Norte, en el banco de extracción de materiales y en el extremo Sur en la carretera que conduce a la cuesta del plomo que las capas que conforman el cerro buzan a favor de la pendiente. Situación desfavorable para que se produzcan movimientos en masa.

 

Como situación extrema tenemos que al pie del cerro en el extremo Norte, cercano al banco de materiales se encuentra un asentamiento, que en alguna forma está contribuyendo a romper el equilibrio natural del cerro, mediante cortes del talud de hasta mas de 1m. Además tenemos las vibraciones producidas por la maquinaria en la extracción de materiales de construcción. De manera general se puede mencionar que la zona con mayores posibilidades de producirse un deslizamiento, probablemente del tipo traslacional es en el sector aledaño al banco de materiales, fundamentalmente por las siguientes razones: Buzamiento de las capas a favor de la pendiente, vibraciones producidas en la extracción de los materiales del banco, corte del talud, deforestación.

 

Factor Antropogénico

La presencia del hombre resulta un elemento significativo en la modificación del medio, tal aseveración se cumple al observar las diferentes ediciones de fotos aéreas, donde debido a la lotificación inicia en alguna manera el corte del pie del talud, mediante el movimiento de tierra y las cimentaciones, alterando el equilibrio natural de la pendiente.

 

El sistema de drenaje cambió al impedir el libre paso del agua por las viviendas construidas y con la impermeabilización del suelo. Complementario a lo anterior tenemos el nivel de despale, que desfavorece la cohesión de los materiales, disminuye la resistencia al corte así como disminuye la estabilidad de la pendiente debido a la putrefacción y destrucción de las raíces de los árboles. Además, el proceso de erosión se acelera debido a la reducción de la cobertura vegetal. 

 

Recomendaciones

Como respuesta inmediata al estudio realizado se presentan las recomendaciones siguientes, válidas para todo el cerro Los Martínez y por ende para los Residenciales de Las Brisas y Valle Dorado.

1.      Realización de un estudio geológico–geotécnico detallado que defina el grado de estabilidad de las laderas del cerro.

2.      Levantamiento topográfico a escala 1: 1000 ó 1: 500.

3.      Monitoreo de la ladera mediante métodos topográficos sencillos.

4.      No permitir la construcción de nuevas viviendas al pie del cerro.

5.      Involucrar a otras instituciones en evaluaciones posteriores, tales como:

·        Administración de recursos geológicos para revisar la situación sobre el avance del frente de extracción del banco de materiales propiedad de la familia Martínez.

·        Alcaldía de Managua (ALMA), considerando la situación al pie del Cerro los Martínez y la reubicación del asentamiento.

·        Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARENA) para evaluar la degradación ambiental y medidas de corrección, además considerando la posibilidad de declarar área protegida u otro mecanismo de protección ambiental en el cerro Los Martínez.

6.      Revisar la normativa de construcción en el área de Managua que incluya en sus requisitos la evaluación de Riesgos Geológicos y los impactos que pueden producir. Así mismo debe ser requisito indispensable para conceder permisos de ejecución de obras de ingeniería.