3. Monitoreo Geológico

 

3.1. Desprendimiento de bloques rocosos en Cuesta del Plomo, Managua. 5 de abril, 2003

 

Graziella Devoli y Antonio Álvarez

 

El 5 de abril, 2003, a las 2.00 p.m, según reporte del diario La Prensa del día 6 de abril del 2003 (ver Foto 1), ocurrió un deslizamiento en la ladera norte del cerro, conocido como Cuesta del Plomo, situada al extremo oeste de la ciudad de Managua. La Cuesta del Plomo es una elevación de forma alargada en sentido norte-sur, cuya cima alcanza los 193 msnm.

 

 DESCRIPCION DEL FENÓMENO

 

Se trataba de un desprendimiento que ha involucrado la caída de tres bloques grandes y otros fragmentos más pequeños en la ladera norte, en correspondencia de un talud artificial, realizado recientemente para la ampliación de la carretera. La zona desprendida presenta un ancho de 9 m y el alcance de los bloques es de unos 12 m. El bloque más grande presenta unos 4 m de longitud, 2 m de alto y 1.5-2 m de largo, pudiéndose estimar un volumen de 96 m3.

 

 

Foto 1. Cuesta del Plomo, Managua. Bloque caído en la carretera alterna a Ciudad Sandino. Tomada de La Prensa, del 6 de abril de 2003.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La remoción del material desprendido realizado por el personal de la Alcaldía no permitió evaluar las condiciones originales del depósito ya que mucho material había sido removido antes de nuestra evaluación, los bloques estaban siendo quebrados, por tanto las mediciones realizadas son estimadas.

 

El movimiento involucró bloques rocosos de tobas líticas, poco meteorizadas, y moderadamente fracturadas, pertenecientes a la secuencia Miraflores-Nejapa y fragmentos más pequeños de aglomerados (tal vez depósito de flujos de lodo o detritos).

 

 

Foto 2. Cuesta del Plomo, Managua. Zona del desprendimiento. A la izquierda todavía son visibles los bloques que han caído.

(Foto: G. Devoli).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FACTORES CONDICIONANTES Y DESENCADENANTES

 

Como principales factores  condicionantes de la caída de bloques se consideran:

 

1. La existencia y diseño del talud artificial realizado para la ampliación de la carretera.

 

El corte de talud existente es responsable de la caída de los bloques, ya que presenta un inadecuado ángulo (medido en  80°, muy empinado para las condiciones geológicas y estructurales de esta zona) y la falta de obras de mitigación, como muros de contención en  la zona más inestable.

 

2. Condiciones geológicas y estructurales favorables a la inestabilidad.

 

a). Desfavorable disposición de los estratos. Las tobas y los aglomerados subyacientes  presentan una yacencia a favor de la pendiente topográfica, medida en N 50° E con una inclinación de 42°. Los estratos están inclinados hacia el talud y esto hace que realizando un corte en ellos, sean más susceptibles a deslizarse. También se supone que los estratos de aglomerados que están debajo de los bloques de tobas tengan una insuficiente resistencia a corte.

 

b). Fracturación moderada. Las rocas involucradas en el desprendimientos están fracturadas y por esto fácilmente sujetas a caerse. La moderada fracturación es debida a que, desde un punto de vista tectónico, esta ladera se ubica encima de un lineamiento activo Miraflores-Nejapa. El lineamiento en esta zona está representado por varias estructuras, algunas de las cuales identificadas anteriormente y representadas en el mapa de Fallas de Managua (Devoli et al., 2002). Sin embargo a través del corte de talud, realizado para la ampliación de la carretera se pudo observar la existencia de otras fallas y de una zona extensamente fracturada en todo este sector. La falla principal pasa frente al monumento (poco mas al oeste de donde ocurrió el evento) (Foto 6 y 7), con azimut de 240 y 90º de inclinación de la fractura. También se observaron otros sistemas de fracturas con orientación azimut 265, 88º de inclinación y azimut 242, 88º de inclinación. En la zona del desprendimientos se midieron sistemas de fracturas con orientaciones de N 22° W y una inclinación del plano de falla de 90° y, con orientación N 20° E e inclinación de 90°. La presencia de estas fallas es importante ya que fracturan las rocas y la hacen más susceptibles a caerse en forma de bloques, sobretodo a raíz de cortes de talud y vibraciones (ya sea  por sacudidas sísmicas o por el paso de vehículos).

 

Como factores desencadenantes se considera que el bloque pudo haber caído sólo en el momento que se alcanzaron todas las condiciones de inestabilidad en el talud; o la vibración de los vehículos causó el desprendimiento

 

Sin embargo en la zona, se podrán producir otras caídas durante sismos en zonas cercanas o por lluvias intensa que remueven el material debajo de los bloques rocosos.

 

 

 

Foto 3. Cuesta del Plomo, Managua. Zona al oeste del desprendimiento. Se puede notar el ángulo dejado al talud, después de la ampliación de la carretera. (Fuente G. Devoli)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 4. Cuesta del Plomo, Managua. Zona del desprendimiento. Bloque grande que presenta condiciones inestables.

(Foto: G. Devoli)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONCLUSIONES

 

El desprendimiento de los bloques rocosos se produjo en un talud artificial susceptible a caída de bloques, porque fue realizado en una ladera de condiciones geológicas y estructurales inadecuadas, desprovisto de muros de contención y con un ángulo de diseño inadecuado para las condiciones geológicas de la ladera.

 

El material desprendido ha sido removido por el personal de la Alcaldía. Sin embargo, en la zona de cicatriz se puede observar otro bloque de tobas colgante que esta en un posición altamente inestable y que con una fuerte o repetidas vibraciones mayores podría deslizarse (Foto 4). La caída de este bloque podría crear serios daños a los vehículos y conductores, ya que es mas grande y bajaría desde una zona más alta y más empinada, que al caer produce mayor velocidad. Por el fracturamiento de la rocas, la disposición desfavorable de los estratos a la estabilidad, el corte de talud realizado, este sector presenta un alto grado de peligro por desprendimientos.

 

 

 

Foto 5. Falla frente al monumento

 

Foto 6. Falla al Este del Monumento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos preguntamos si el talud para la ampliación de la carretera se realizó con algún análisis de estabilidad previo (por lo menos se desconoce que exista un tal estudio). Un estudio hubiera aclarado que la zona presenta condiciones geológicas y estructurales favorables a la caída de rocas y por lo tanto se hubiera podido diseñar un talud con ángulo y forma diferente o se hubieron tomado otras medidas geotécnicas de protección. La institución responsable para la realización de la carretera debía haber tomado las medidas necesarias de protección.

 

Si se deja el talud desprotegido seguirán ocurriendo derrumbes que podrían ocasionar daños,  perdidas de vidas y gastos innecesarios para reparar la carretera.

 

Se hicieron las siguientes recomendaciones al Sistema Nacional e Prevención, Mitigación y Atención a los Desastres (SNPMAD):

 

1.        Realizar inmediatamente, al menos antes del comienzo de la época de lluvias, la limpieza en todo el talud de todos los bloques, especialmente del bloque colgante (Foto 5),  que pudieran seguir cayendo.

2.        Realizar un estudio geotécnico y geológico-estructural y un análisis detallado de estabilidad de todo este talud antes de planificar las medidas más adecuadas.

3.        Realizar obras de contención en el talud, ya que esta carretera es utilizada por vehículos pesados y continuo trafico y no se debe dejar este talud desprotegido.