6. Eventos Especiales

6.1. Deslizamientos, flujos de lodo e inundaciones en el Cerro Musún, junio 2004

 

Wilfried Strauch

 

El 25 de junio del 2004, después de varios días de fuertes lluvias ocurrieron deslizamientos de gran escala en el Cerro Musún, Municipio de Río Blanco, Departamento de Matagalpa. Los deslizamientos destruyeron casas ubicadas en los flancos del Cerro Musún y causaron la muerte de aproximadamente 25 personas.  Miles de personas, que habitan en los alrededores, perdieron sus hogares y fueron evacuados a refugios temporales. El 5 de julio, 2004, INETER envió un grupo de especialistas a la zona para apoyar a la Alcaldía de Río Blanco en seleccionar los sitios seguros y adecuados para estos nuevos asentamientos.  Una investigación exhaustiva de las causas del desastre es prevista después de cumplir con esta primera tarea.

 

 

Foto 1. Área afectada por los deslizamientos, zona Oeste del Cerro Musún

 

El Cerro Musún es  una estructura volcánica terciaria que domina el territorio adyacente por su altura de 1,400m. Es formado por materiales volcánicos como piroclástos, lavas y depósitos de derrumbes, deslizamientos y lahares. Ahora las rocas se presentan alteradas y debilitadas durante el transcurso del tiempo. La montaña es atravesada por fallas geológicas regionales y locales que también debilitan las estructuras de las rocas.

 

 

Foto 2. Casa afectada por deslizamiento

en el Cerro Musún

 

 

Foto 3. Damnificados del Cerro Musún, refugiados en el Centro Escolar,  poblado “La Isla

 

 

Por sus flancos muy inclinados el Cerro Musún - como muchas otras estructuras similares en Nicaragua – se considera muy susceptible para la ocurrencia de movimientos de laderas. La fuerza causante de los deslizamientos es la gravedad que actúa conforme a la inclinación de la pendiente. El mapa de pendientes del Cerro Musún (figura 1 y 2) demuestra que - contrario al área adyacente - una gran parte tiene pendientes de más de 20 grados que significa que es aquí donde movimientos de masas pueden ocurrir cuando se dan los fenómenos desencadenantes como lluvias prolongadas y fuertes. Durante la visita del campo se observó que en muchos sitios una delgada capa de suelo se había deslizado con facilidad sobre la roca subyacente.

 

 

 Figura 1. Mapa de pendientes y fallas sísmicas sobre modelo de terreno. Pendientes con inclinación más de 20 grados son codificados con color rojo. Se observa que el Cerro Musún presenta grandes áreas con pendiente alta.

 

Figura 2. Vista tridimensional del Cerro Musún, desde el Noreste. Las áreas con pendientes > 20 grados son codificadas en color rojo. Los cuadrados blancos indican la ubicación de poblados. La elipse señala la ubicación aproximada de la zona presentada en foto 1.

 

 

No se puede excluir que otros factores como disposición geológica, debilitación de la roca en zonas de fallas geológicas,  y disminución de la capa de vegetación en algunas zonas, jugaron un papel en este proceso que se puso desastroso por la debilidad y ubicación poco apropiado de los asentamientos humanos en esta zona; pero sin investigaciones específicas en las zonas, fuente de los deslizamientos no se pueden dar mayores explicaciones.

 

Sin embargo, durante la recopilación de material existente sobre el Cerro Musún se revisaron fotos aéreas del año 1982 y, sorpresivamente, en estas imágenes se pudieron detectar los rastros de grandes deslizamientos que, anteriormente, habían ocurridos en el macizo. Por lo tanto, la ocurrencia de deslizamientos en el Cerro Musún  no es un fenómeno nuevo sino la continuación de un proceso geológico largo e interminable. Se debe estudiar bien este proceso para poder dar pautas para evitar o mitigar en el futuro los desastres, especialmente en la ubicación de los nuevos asentamientos que albergarán los damnificados.