2.3  ANTECEDENTES EN CALI

 

 

 

La ciudad de Cali ha venido trabajando en la investigación y mitigación del riesgo sísmico durante los últimos 17 años aproximadamente.  Según la ingeniera Ana Campos [25] en 1983 a raíz de los sismos del Antiguo Caldas en 1979 y de Popayán en 1983, la municipalidad de la ciudad de Cali adoptó por primera vez una normativa para la construcción de edificaciones sismo resistentes, la AIS-100, 1983.

 

En 1984, el municipio suscribió un convenio con la Universidad del Valle y la Corporación Autónoma Regional del Cauca (C.V.C.) para la dirección y ejecución del estudio detallado de amenaza sísmica para el territorio municipal.  Este proyecto contemplaba tres aspectos fundamentales:  evaluación de las fuentes sismogénicas cercanas a la ciudad, zonificación preliminar de suelos y estimación del potencial de fenómenos secundarios (deslizamientos y licuación).

 

En 1986 se dio inicio al programa cooperativo internacional colombo-suizo "GERSCO" para la evaluación del riesgo sísmico en el Valle del Cauca y zonas adyacentes.  Bajo este proyecto se instaló y puso en operación una red sismológica con cinco estaciones telemétricas de período corto.  De esta manera inició operaciones el Observatorio Sismológico del Sur Occidente, OSSO, en la Universidad del Valle [25].

 

El mismo año se constituyó la Comisión Integral de evaluación de Riesgos para Cali, CIERCALI, por iniciativa de la Alcaldía Municipal de Santiago de Cali.  Esta comisión estaba adscrita al Comité Operativo de Emergencias y era coordinada por la Universidad del Valle-Observatorio Sismológico.  Como resultado de año y medio de trabajo interinstitucional se generó y publicó el "Plan General para la Atención de Emergencias" para la ciudad de Cali [41].

En febrero de 1988, con base en las investigaciones y actividades en prevención sísmica en desarrollo el Programa "Mitigación de Desastres en Colombia" auspiciado por ONAD/UNDRO, acordó dar un nuevo impulso a dicha prevención; de esta manera, se incorporó como temática de investigación la evaluación de la vulnerabilidad sísmica urbana, con el objetivo de diseñar una metodología de análisis de vulnerabilidad y de elaboración de escenarios de terremotos ajustada a las necesidades de la ciudad.

 

En 1992 el Observatorio Sismológico del Sur Occidente y la Universidad del Valle publican dentro del Programa de Mitigación de Desastres en Colombia, el informe final de la fase I de la Mitigación del Riesgo Sísmico en Cali, realizado por la ingeniera Ana Campos García [25], donde por el método de análisis de vulnerabilidad sísmica de Hurtado y Cardona [27], y métodos determinísticos se estiman para la ciudad de Cali pérdidas materiales del orden de 1500 millones de dólares, 16000 muertos y 78400 heridos en un sismo de Aa = 0.25g, y pérdidas materiales del orden de 850 millones de dólares, 7600 muertos y 34500 heridos en un sismo de Aa = 0.17g.

 

En 1996 la Alcaldía Municipal de Cali, conjuntamente con el OSSO y el Comité Local para la Prevención y Atención de Desastres publicaron el documento Plan para la Mitigación de Riesgos en Cali [8] donde califican a los terremotos como uno de los principales riesgos que la ciudad padece.  Sin embargo y contrario a este tipo de iniciativas de la Alcaldía Municipal, el total de las decenas de proyectos que las Instituciones del Comité Técnico Regional han propuesto desde 1990 para la mitigación de riesgos en la región, han sido archivados y ninguno se ha llevado a cabo [55], y únicamente los edificios de Bomberos del Barrio Municipal y del Barrio Alameda, entre edificios gubernamentales, han solicitado estudios de vulnerabilidad y han reforzado sus elementos estructurales por iniciativa propia.