4. ALCANCES Y LIMITACIONES

 

 

 

 

El presente trabajo logra, con limitaciones de tiempo y recursos, determinar con la información que maneja la oficina de Catastro Municipal, básicamente de las fichas prediales, y visitas de campo sin acceso al interior de las viviendas realizadas por los autores de este documento, los índices de vulnerabilidad física, índices de daño y posibles pérdidas económicas de cada una de las viviendas de 1 y 2 pisos del barrio Cuarto de Legua, dejando como inquietud la posibilidad de implementar la metodología utilizada de estudio de vulnerabilidad sísmica a gran escala para el resto de las viviendas de 1 y 2 pisos de toda la ciudad de Cali.

 

Es importante anotar que en el país y en general en todo el mundo, no existe una metodología específica para realizar estudios de este tipo.  Esto se debe en gran parte a que las fuentes sísmicas de cada zona en el planeta son particulares, a que las tipologías estructurales varían de una cultura a otra, y primordialmente, a que aún y con toda la tecnología con la que cuenta el ser humano, el tiempo que se lleva registrando daños ocurridos en edificaciones en todo el mundo gracias a eventos sísmicos, no es lo suficientemente amplio para aplicar la tradicional filosofía de "teoría y experimentación".  Por el contrario, para este tipo de trabajos se aplica una filosofía basada en la "modelación y simulación" puesto que es con lo único que en este momento se puede contar mientras el tiempo permite "experimentar" más con las respuestas que las diferentes estructuras presentan en la realidad ante movimientos sísmicos.

 

Por lo tanto, los resultados mostrados no son concluyentes y no se debe asumir que los índices de vulnerabilidad calculados para cada vivienda garantizan por su valor numérico, el colapso o no de dicha vivienda.  Debe tenerse la precaución de no "vender" estos resultados como si fueran producto de un método analítico que satisface lo establecido por las Normas Colombianas de Diseño y Construcción Sismo Resistente de 1998, NSR-98, o por el Decreto 2809 de diciembre de 2000, ya que los resultados aquí descritos son cualitativos y no siguen lo estipulado por la ley para un análisis de vulnerabilidad sísmica de una edificación construida antes de las NSR-98.

 

Este estudio ha sido realizado exclusivamente para propósitos de mitigación de riesgo sísmico, toma de conciencia y planificación para la atención de posibles emergencias originadas por terremotos en el Barrio Cuarto de Legua.  No se incluyen en la evaluación las líneas vitales o las edificaciones esenciales para la atención de la emergencia después de un sismo como el Velódromo o el Coliseo del Pueblo.  No se consideran tampoco las pérdidas indirectas generados por los daños en la industria y el comercio, ni las pérdidas generadas por efectos colaterales generados por los sismos como deslizamientos, licuación de suelos, avalanchas o inundaciones, ni incendios.

 

Así mismo, se debe tener presente que para calibrar el método utilizado en este trabajo se deben visitar las viviendas estudiadas después de cada sismo que ocurra en la ciudad, por muy pequeño que sea, para observar cómo las viviendas responden a los movimientos sísmicos y de qué manera la calificación inicial de vulnerabilidad de la estructura se modifica