Usted está en Geofísica > Fenómenos Volcanes Historia
 
Buscar en el web Buscar en ineter.gob.ni
powered by

HISTORIA VOLCÁNICA EN NICARAGUA - EL APAGADOR DE VOLCANES


EL APAGADOR DE VOLCANES DE NICARAGUA

por
Alejandro Morales Henríquez

En Nicaragua existen personas, que por la forma particular de ver las cosas serias, han merecido que se les conozca como "personajes pintorescos". Nos ocuparemos en esta ocasión de CLETO GUADAMUZ Y LOZANO, nacido en Granada, en fecha no determinada, pero que sí se sabe falleció a los 107 años de edad. Según él, su ocupación principal era la de apagar volcanes, por lo cual, se lo conoció en su época como: "El Apagador Oficial de Volcanes de Nicaragua".

Para Cleto Guadamuz, los volcanes se comunicaban entre sí subterráneamente, por medio de corrientes eléctricas. Decía que cuando un volcán le suministraba suficiente carga eléctrica a otro, éste entraba en erupción, pero si él intervenía, cortando la corriente, el volcán cesaba su erupción.

Cuando los sismos que en 1938, afectaron Managua, propuso inyectar al cerro "Motastepe" o cerro de Las Piedrecitas, trabajo por el cual cobraría la cantidad de mil córdobas, pero garantizaba que no habría más temblores en Managua.

A continuación, reproducimos un artículo periodístico con una entrevista que para esa época le hiciera a un el periódico local que dice:

"El apagador de Volcanes le quiere poner una "inyección" al Motastepe

PARA ESO QUIERE QUE LE AFLOJEN MIL CORDOBAS PARA SALIR DE APUROS

"Granada, 14- Don Cleto Guadamuz - conocido con el apodo geológico de "Apagador de Volcanes", - dijo hoy al Corresponsal de La Noticia que por fin acaba de descubrir la causa de los temblores en Managua. Dice que se ha producido un desquilibrio de pesos y volúmenes en la zona terrestre de la capital por la continua bombeadera de agua en la laguna de Asososca, es decir, sólo se le "saca" a la tierra y nada se le "mete", lo cual ha creado esa situación peligrosa de los temblores, pues la tierra como los nicaragüenses de hoy, está "coyol quebrado coyol comido".

También dijo el Apagador que ya tiene listo el procedimiento para terminar con cualquier peligro, el cual consiste en una enorme "inyección" que pondrá a la tierra y que lo único que le hace falta son mil córdobas para comprar la aguja que tiene que ser muy especial. Dice que esa aguja la fabrica él mismo, y que antes la hubiera fabricado con un gasto de solo doscientos córdobas; pero ahora todo ha subido por el Cambio.

La "inyección" dice el Apagador la pondrá en una falda del cerro de Motastepe, que es muy natural que la tierra dará su corcoveadita cuando sienta el "jincón"; pero que no habrá otro temblor más.

El Apagador dice todo esto serio, muy serio, y sin parpadear, porque el que parpadea pierde. 

El Apagador de Volcanes, Cleto Guadamuz, aseguraba haber pronosticado el terremoto que en 1931 destruyó la capital nicaragüense.

En el año de 1950 propuso apagar el volcán Santiago, de Masaya, cobrando la suma de 7 mil córdobas, pero que lo haría hasta por 2 mil córdobas. Por esta misma cantidad apagaría también los volcanes Cerro Negro y Concepción.

Refirió el Apagador de Volcanes, que en cierta ocasión no apagó los volcanes Cerro Negro y Momotombo porque no se le ayudó económicamente, siendo él de escasos recursos económicos, no le era posible asumir los gastos que tal empresa implicaba.

El Apagador de Volcanes de Nicaragua, Cleto Guadamuz, en otra ocasión, manifestó la buena intención de viajar al departamento de Boaco para "someter" al cerro San Gerónimo, ya que éste, según él, se comunicaba con el Cerro Negro y en cualquier momento podía causar estragos en la ciudad de Boaco.

En esta ocasión un periódico publicó el artículo siguiente :

COSAS DE LA VIDA

El "Apagador de Volcanes" D. Cleto Guadamuz partió ayer, a "someter" al Cerro San Gerónimo para que no se comunique con el Cerro Negro

El viejo mago granadino que para apagar los volcanes se necesita dinero y más dinero

Ayer estuvo en nuestra oficina de Redacción, el famoso y pintoresco Apagador de Volcanes, don Cleto Guadamuz, originario de Granada, quien nos manifestó lleno de entusiasmo que gracias a sus conjuros tiene por el momento en inactividad al Cerro Negro de León.

Desde hace más de un mes he estado trabajando -dijo don Cleto-para que ese cerro cese en sus actividad diabólica, pero esto me ha costado ya la suma de mil ochocientos córdobas. La gente no quiere creer en los poderes de que estoy investido. Es un don que Dios me ha dado y este lo pongo al servicio de todos los nicaragüenses.

- Pero cómo ejerce Ud. su poder sobre los volcanes, don Cleto?, le preguntó nuestro reportero.
- Vea amigo, esto es muy complicado para poderlo explicar, pero Ud. sabe que los volcanes se comunican subterráneamente, unos a otros se descargan corrientes eléctricas y cuando uno de ellos ha logrado acumular sobre el otro toda esa fuerza de corrientes, entonces viene la erupción. Entonces intervengo yo con mi poder, busco esa corriente y despues de gran trabajo, la encuentro y acto contínuo la apago. Es como apagar una bujía, amigo dándole vuelta al switch.

- Quiere decir pues que el Cerro Negro no volverá a molestar mas a los leoneses, don Cleto?
- Por el momento si, lo tengo sujeto a mi poder, pero puede rebelarse y entonces su erupción será más fuerte; pero si los leoneses me ayudan para los gastos que me ocasiona este trabajo, les prometo que si el Cerro Negro vuelve a querer bañarlos de arena yo lo someto de nuevo dentro del término de uno o cinco días.

- ¿Y qué clase de ayuda quiere Ud. que le den los leoneses, don Cleto?
- Qué pregunta, amigo! En dinero, dinero, para hacer frente a los gastos de materiales. Gastos en materiales, como gasta un constructor para hacer una casa, como gasta también para demolerla.

- ¿Cuánto necesita Ud. don Cleto para ejecutar ese trabajo y gastos de materiales?

- Bueno, una parte debe ser en efectivo naturalmente. La otra pueden darmela en ropa, víveres y otros artículos de los que vive uno, pues yo soy pobre. Y vea como soy, como gasto mi dinero para evitar que el Cerro Negro no siga molestando. En este momento voy a tomar un bus hacia Boaco. Entre Teustepe, Las Cañitas llamado San Gerónimo. Este se comunica constantemente con el Cerro Negro. Sabe a que voy? Pues a someterlo amigo, a someterlo también, no vaya ser que quiera hacer erupción y entonces Boaco también sufrirá como León.

- ¿Quiere que le tomemos una fotografía para publicarla, don Cleto?

-Claro, claro, amigo! Así cuando llegue hoy a Boaco les diré que busquen mañana el periódico para que vean que no es mentira que yo soy don Cleto Guadamuz... y Lozano, por parte de madre.

Una vez tomada la foto a don Cleto, salió rápidamente a pesar de sus años, rumbo a la parada de buses que van hacia Boaco a tratar de liberar a esa ciudad de un futuro estrago que pueda causarles el cerro de San Gerónimo".

En otra publicación se lee lo siguiente :

COSAS DE LA VIDA

"El apagador de volcanes dice que él puede acabar con los estragos que causa el Volcán Santiago a los cafetales

......... Tres pasos para adelante, seis golpes en el suelo con el pie, y el Volcán comienza a doblegarse.........

Si me pagan lo que pido yo iría a la zona del Volcán Santiago, buscaría una lomita y una vez localizada me pararía sobre ella. Daría tres pasos hacia adelante y seis golpes en el suelo con el pie. Luego señalaría hacia el cielo y pronunciando unas cuantas palabras misteriosas, haría que los fluidos de arriba se juntaran con los fluidos de abajo sirviendo mi cuerpo de puente, y entonces inmediatamente comenzaría a sentir el Volcán mi fuerza, apagándose talvez violentamente o talvez dentro de algunos días después de la operación.

"Hasta aquí el Apagador de Volcanes."

Los indígenas, en Nicaragua, ofrecían sacrificios humanos, como en el caso del volcán Santiago y Cosigüina, para calmar su furia; durante la colonia y posteriormente, se sacaban procesiones a las calles cuando un volcán entraba en erupción, y hasta se oficiaban misas en las faldas de ellos como ocurrió durante la erupción del Cerro Negro en Noviembre de 1949 cuando un sacerdote español de apellido Almendáriz celebrara una misa el día 29 a las 7 de la mañana en las faldas del Cerro Negro.

Para neutralizar los daños que el volcán Santiago ocasionaba a los plantíos de café, en Las Sierras de Managua, se pensó instalar una enorme chimenea que llevara los gases lejos de los cafetales. También se tuvo la idea de bombardear el volcán para tapar el cráter y que se terminaran los problemas de las emanaciones gaseosas.
 

Web Mail Geofísica | Descripción (ESP) | Descripción (ENG) | Contácte con nosotros
© INETER - Dirección General de Geofísica. Frente a Policlínica Oriental. Managua, Nicaragua.
 Tel. +505-22492761 Fax +505-22491082